La Academia de Geografía e Historia de Nicaragua fue establecida en Managua el 20 de septiembre de1934 por un grupo de ciudadanos preocupados por la geografía y la historia nacionales que tres años atrás habían sido testigos de la destrucción de la capital y de la pérdida del ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN, a causa del terremoto de Managua, el 31 de marzo de 1931.

La obra de rescate y difusión de la Academia está expresada, esencialmente, en los 73 tomos de su revista publicados hasta mayo del 2013.

Durante la primera época de su existencia, la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua editó esta publicación periódica entre 1936 y 1979, llegando en sus 44 tomos a insertar 619 artículos y a constituirse, por tanto, en una de las principales e ineludibles fuentes para el estudio de nuestro pasado.

Historiadores e investigadores –Pedro Joaquín Chamorro Zelaya, Andrés Vega Bolaños, Luis Cuadra Cea, Felipe Rodríguez Serrano, Mauricio Pallais Lacayo- se empeñaron en mantenerla, no sin algunas interrupciones, a lo largo de casi medio siglo. No obstante, a raíz de los acontecimientos políticos que culminaron en julio de 1979, dejó de editarse, pese a los esfuerzos de la nueva directiva, reorganizada el 29 de noviembre de ese año de la siguiente forma:

Presidente honorario:
Dr. Andrés Vega Bolaños.
Presidente:
Dr. Arnoldo Argüello Gil
Secretario:
Don Orlando Cuadra Downing
Tesorero:
Dr. Eduardo Pérez Valle
Vocales:
Dr. Ricardo Páiz Castillo
  Lic. Jorge Eduardo Arellano
  Dr. Mauricio Pallais Lacayo.

En esa época, la Academia no cabía dentro del ritmo y la orientación cultural de la nueva década revolucionaria, quedando disuelta desde mediados de 1980 y habiendo limitado sus actividades a dos homenajes: uno al doctor Andrés Vega Bolaños (1890-1986) en Managua, otro al doctor Nicolás Buitrago Matus (1890-1985) en León; a participar en el tercer centenario de la fundación del Colegio Seminario San Ramón –también en León- y a promover en Granada un reconocimiento a los traductores Luciano Cuadra y Orlando Cuadra Downing (1910-1982).

Tuvo que transcurrir tres lustros para que la institución reiniciara una nueva etapa. Así el 23 de agosto de 1995, siendo sus sobrevivientes Eduardo Pérez Valle y Jorge Eduardo Arellano, éste convocó a varios amigos y aficionados a la disciplina histórica para ese objetivo. Pero la revista no volvió a publicarse sino hasta 1998, gracias al apoyo del doctor Emilio Alvarez Montalván, actual Presidente Honorario de la Academia y entonces Canciller de la República.

FUNDADORES

Don Felipe Nery Fernández.
Doña Chepita Toledo de Aguerri. 1866-1962.
Don Pablo Hurtado. 1853-1936.
Don Juan Alberto Gámez P.
Dr. Hildebrando A. Castellón. 1876-1943.
Dr. Emilio Álvarez Lejarza. 1884-1969.
Don Alejandro Sánchez Rayo.
Dr. Ramón Romero. 1880-1964.
Don Ignacio Fonseca.
Don Leonardo Montalván Betanco. 1887-1946

Reactivación de la Academia
Segunda Época

Como mencionamos al inicio de ésta reseña histórica, la «Academia de Geografía e Historia de Nicaragua» se vio bruscamente interrumpida por los sucesos políticos de 1979 contra Somoza y el advenimiento e instalación de la revolución sandinista. La interrupción duró 16 años consecutivos, de 1979 a 1995. Durante ese lapso varios miembros de la Academia se fueron el exilio y otros fallecieron.

Las condiciones para el resurgimiento de la «Academia de Geografía e Historia de Nicaragua» se dieron hasta en la época del gobierno democrático de doña Violeta Barrios de Chamorro, siendo en el año 1995 que se logró su reactivación.

Débese la iniciativa de la reactivación de la «Academia de Geografía e Historia de Nicaragua» en su segunda época al Dr.Jorge Eduardo Arellano, al decidido apoyo del Dr. Emilio Álvarez Montalván, quien fungía como Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, y al respaldo de un grupo de historiadores e investigadores, integrados por el Dr. Jaime Incer Barquero, el Dr. Germán Romero Vargas, el Lic. Hamlet Danilo García, don Ignacio Briones Torres, el Arq. Jaime Serrano Mena y el Sr. Orient Bolívar Juárez, todos los cuales fueron invitados por el doctor Jorge Eduardo Arellano, a reunirse el día 23 de agosto de 1995, con el fin de reactivar la «Academia de Geografía e Historia de Nicaragua», para darle continuidad a la valiosa y meritoria labor que hasta la década de 1979 había venido desarrollando.

error: Content is protected !!